¿De qué depende el crecimiento del cabello?

Probablemente no hay una chica que nunca haya soñado con un cabello largo, grueso y hermoso. Sin embargo, no todos logran acercarse al sueño: alguien logra la longitud deseada en cuestión de meses, y alguien “con un chirrido” crece el cabello varios centímetros al año. Resulta que la tasa de crecimiento es individual, y muchos factores la afectan. Veamos Cuáles.

Genética. El factor hereditario en la cuestión del crecimiento del cabello es decisivo: por desgracia, si sus antepasados no diferían en el crecimiento rápido del cabello, lo más probable es que haya heredado folículos lentos.
Clima. El crecimiento de los rizos depende de las condiciones climáticas: en climas cálidos, el cabello crece más rápido que a bajas temperaturas. La explicación es muy simple. El frío causa espasmo vascular, deterioro de la circulación sanguínea y, como resultado, alteración de la nutrición de los folículos pilosos.
Suelo. Los estudios clínicos han demostrado que las tasas de crecimiento del cabello en hombres y mujeres son diferentes: en estos últimos, en general, crecen más rápido.
Edad. Con los años, el metabolismo inhibe todos los procesos en el cuerpo, incluida la velocidad del crecimiento del cabello. El cabello crece más activamente en los adolescentes, dura un pico alto hasta aproximadamente 30 años, y a los 50 años se ralentiza bruscamente.
Dieta. Después de realizar una serie de experimentos, los científicos llegaron a la conclusión de que los alimentos afectan directamente el crecimiento del cabello: lo acelera o, por el contrario, lo ralentiza. Por ejemplo, el exceso de azúcar en la dieta conduce a una producción excesiva de insulina, lo que a su vez debilita las raíces. La nutrición, rica en vitaminas, así como proteínas animales y vegetales, promueve la división celular y la producción de queratina, fortaleciendo la fibra capilar.
Estado de salud. Enfermedades crónicas del sistema endocrino y trastornos hormonales, inflamación de los folículos pilosos e infecciones del cuero cabelludo, psoriasis y otras enfermedades autoinmunes, trastornos del tracto gastrointestinal: todo esto conduce a un crecimiento lento del cabello.